Ildefonso de las Muñecas 408, San Miguel de Tucuman, Tucuman, Argentina
+5493814648673
info@ods.com.ar

ODS13 ACCIÓN POR EL CLIMA

Organización para el Desarrollo Sustentable

Objetivo 13: Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos

Si hablamos de Acción por el Clima, indefectiblemente debemos hacer referencia al concepto de “Cambio Climático”, de acuerdo con lo que establece la CMNUCC de Naciones Unidas en su Art. 1 que define al cambio climático como “un cambio en el clima atribuido DIRECTA O INDIRECTAMENTE A LA ACTIVIDAD HUMANA que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo comparables”.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), en su último informe estableció concretamente que esta crisis climática global que estamos viviendo deriva específicamente de la contaminación procedente al modelo de desarrollo actual basado en el uso de combustibles fósiles en la mayoría de las actividades productivas, industria, transporte, agricultura, entre otras.

Desde el comienzo de la Revolución Industrial, a través de la utilización de nuevos combustibles, las sociedades evolucionaron y se desarrollaron, siendo estos combustibles fósiles en virtud de sus emisiones de gases de efecto invernadero las responsables del incremento de la temperatura media global, que sirve como principal indicador de esta crisis climática actual.

El uso de estos combustibles fósiles sin tener en cuenta la dimensión ambiental, nos puso en cierta desventaja de los ciclos naturales, sin darle la importancia que realmente merece. Y así es como llegamos a la realidad que estamos viviendo hoy, donde las principales consecuencias del calentamiento global son las inundaciones, deforestación de bosques nativos, sequias o lluvias intensas, entre otras.

En Argentina, las consecuencias mas preocupantes tienen que ver con la existencia de estrés hídrico en el norte del país, otro impacto que se observa desde hace varios años es el incremento en la frecuencia en las precipitaciones del litoral, un incremento en el nivel del mar que impacta particularmente en las costas de la provincia de Bs As, y por supuesto también una crisis del agua originada por una disminución en las precipitaciones en las altas cumbres lo que reduce los
caudales de los ríos que bajan en las montañas en la zona de cuyo y finalmente un retroceso en los glaciares en donde sabemos que se almacena o mejor dicho son nuestros reservorios de agua dulce.

La proyección es que para el 2040 es que si mantenemos estos hábitos de consumos y usos energéticos estaríamos por encima del umbral del 1.5 °C de incremento de temperatura, la importancia de este valor, de este indicador, tiene que ver específicamente con las consecuencias vinculadas al cambio climático en lo referido a la afectación de los ecosistemas, por un lado se habla de no superar los 2 grados C en base a lo que establece el Acuerdo de Paris del 2015, de manera que cualquiera sea el sendero que sigamos, hacia el año 2050 las emisiones globales deberían ser prácticamente cero.

Estamos a menos 30 años de este valor y el desafío es enorme. No hay una sola posibilidad para abordar esta problemática, sino más bien un espacio de soluciones. Si bien todas las alternativas van dirigidas a las nuevas tecnologías verdes que sean respetuosas con el ambiente, en cada uno de los sectores productivos y económicos se suele hablar de la implementación de nuevas tecnologías e innovación.

Es necesario replantearnos si en un futuro próximo queremos vivir mejor, donde respiremos aire puro, tener una cultura de consumo responsable y que el modelo de desarrollo se base en valoraciones diferentes de los sectores vinculados al desarrollo de las personas, al cuidado ambiental y al crecimiento económico. Es necesario para esto integrar las dimensiones de la sustentabilidad, en todos los niveles, tanto en el Estado en que puedan incorporar en sus agendas
publicas al Desarrollo Sostenible como eje prioritario, que el modelo productivo tenga una huella de carbono más responsable hacia la carbono neutralidad y con una mayor responsabilidad socio ambiental. Y que la sociedad civil aporte desde el modelo de consumo basado en decisiones amigables con el cuidado de nuestro planeta.

Tenemos un único planeta, no existe un plan B para terminar con nuestros recursos, los costos son demasiados altos, es urgente la necesidad de amigarse con los ciclos naturales. Es un enorme desafío, pero no imposible que depende de cada uno de nosotros. Es por eso que te invitamos a formar parte de los diferentes programas que realizamos desde la Organización para el Desarrollo Sustentable para no dejar a nadie atrás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *