Ildefonso de las Muñecas 408, San Miguel de Tucuman, Tucuman, Argentina
+5493814648673
info@ods.com.ar

ODS 14 VIDA SUBMARINA

Organización para el Desarrollo Sustentable

Objetivo 14: Conservar y utilizar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos marinos

Desde la organización para el desarrollo sostenible, hemos asumido el compromiso de alcanzar la cero pérdida neta de biodiversidad para el año 2030 y para eso organizamos nuestras acciones en 5P del desarrollo sostenible y la preservación de vida submarina forma parte de nuestro orden de los 17 ODS bajo la supervisión de Planeta y ahora nos enfocamos en que acciones concretas necesitamos para seguir avanzando en la agenda 2030.

A manera de introducción, la expansión de los sistemas de transporte marítimos está ayudando a degradar los ambientes marinos y costeros, esto está sucediendo por la acción que tiene el mar de absorber las emisiones de CO2 del transporte, que es una buena noticia, pero también provoca que los ambiente marinos sufran de un proceso de acidificación que pone en problemas a vida submarina y sobre esto es lo que tenemos que trabajar como sociedad para hacer frente a este problema que nos enfocamos en solucionar con el ODS 14.

Ahora, como sociedad necesitamos trabajar en buscar una mayor eficiencia en los procesos y sistemas de transporte, donde estos deben estar orientado en ser bajos en carbono y desarrollar soluciones, es por eso que estamos trabajando en desarrollar emprendedores sustentables que nos ayuden a utilizar los tres pilares de la eficiencia energética, los combustibles alternativos y la electrificación, que nos den como resultado un transporte inteligente y seguro, donde ofrecemos una amplia gama de plataformas y servicios.

¿QUÉ ES EL OBJETIVO DE DESARROLLO SOSTENIBLE 14: VIDA SUBMARINA?

El ODS 14 busca conservar y utilizar los océanos, los mares y los recursos marinos de manera sostenible.

El ODS 14 pretende proteger los ecosistemas marinos y costeros, reduciendo la contaminación marina y la acidificación de los océanos, poner fin a prácticas insostenibles e ilegales de pesca, promover la investigación científica en materia de tecnología marina, fomentar el crecimiento de los estados insulares en desarrollo y pescadores artesanales e impulsar y reforzar el derecho internacional relativo a océanos y mares.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE EL ODS 14: VIDA SUBMARINA?

Las precipitaciones, el agua potable, el clima, las costas, algunos alimentos y el oxígeno del aire provienen en última instancia del mar y son regulados por este.

Los océanos proporcionan, asimismo, recursos naturales fundamentales como alimentos, medicinas y biocombustibles.

El océano impulsa los sistemas mundiales que hacen de la Tierra un lugar habitable para el ser humano. Nuestra lluvia, el agua potable, el tiempo, el clima, los litorales, gran parte de nuestra comida e incluso el oxígeno del aire que respiramos los proporciona y regula el mar.

Los mares y océanos facilitan y contribuyen a la eliminación de los desechos y la contaminación, siendo sus ecosistemas costeros buenos amortiguadores para frenar los daños que causan las tormentas.

La buena salud de mares y océanos será una ayuda vital para la adaptación al cambio climático y la mitigación de sus efectos nocivos. Pero no solo esto: también las zonas marinas protegidas son impulsoras de la reducción de la pobreza, pues aumenta la pesca y, con ella, los ingresos y la salud de las personas.

A pesar de la importancia vital de los océanos, la irresponsable explotación durante décadas los ha llevado a un alarmante nivel de degradación.

Los esfuerzos actuales para proteger entornos marinos y la pesca en pequeña escala son solo un parche para la actual necesidad urgente. Sin embargo, la drástica reducción de la actividad humana derivada de la pandemia de la COVID-19, a pesar de motivar parte de la tragedia (a nivel económico), también es una oportunidad para la recuperación de los océanos.

El océano es el sumidero de carbono más grande del planeta. 

El 23 % de las emisiones anuales de CO2 que generamos los seres humanos son absorbidas por él, ayudando así a mitigar los impactos del cambio climático. Esta gran ayuda que proporciona el mar, sin embargo, no deja de tener contraprestaciones: el CO2 absorbido provoca que el agua del mar se vuelva más ácida.

Esta acidez pone en peligro a muchas especies marinas, incluidos los arrecifes de coral. La acidez, a fin de cuentas, tambalea la cadena alimentaria marina y tiene efectos negativos en sus ecosistemas, incluyendo la pesca, la agricultura, la protección costera y el transporte o el turismo.

Según el Informe sobre los progresos en el cumplimiento de los ODS (2020), la acidificación de los océanos muestra un aumento en la variabilidad del pH de hasta un 10 – 30 % en los últimos cinco años.

Para fin de siglo se espera un gran aumento, pasando del 100 % de acidez al 150 %, afectando a la mitad de la vida marina.

El desarrollo sostenible de los océanos pasa por cuidar las áreas marinas protegidas. 

Estas áreas protegen a las especies y los ecosistemas más vulnerables, asegurando la biodiversidad.

Por otra parte, los países han conseguido reducir la pesca ilegal a través de un acuerdo internacional vinculante.

Sin embargo, se requieren acciones más concretas puesto que la pesca no declarada y no reglamentada continúa amenazando la sostenibilidad social, económica y mundial de la pesca mundial.

Revertir estas cifras requiere una acción global y urgente. Por eso, la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha establecido la protección de la vida submarina como el ODS 14 de sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, aprobados en septiembre de 2015 como parte de la Agenda 2030.

Una gestión cuidadosa de este recurso mundial esencial es una característica clave de un futuro sostenible. No obstante, en la actualidad, existe un deterioro continuo de las aguas costeras debido a la contaminación y a la acidificación de los océanos que está teniendo un efecto adverso sobre el funcionamiento de los ecosistemas y la biodiversidad.

Asimismo, también está teniendo un impacto perjudicial sobre las pesquerías de pequeña escala.

EL PAPEL DE LAS EMPRESAS EN EL CUIDADO DE LOS OCEANOS

No es ningún secreto que la actividad industrial esta afectando el planeta junto con los seres humanos, debemos entender el funcionamiento diario de nuestras acciones no solo sobre océanos y mares, sino también sobre la producida por actividades realizadas en la plataforma continental, no estamos desconectados, toda la contaminación que se genere en la tierra llegara al mar por la filtración de las aguas, es por eso que nuestras actividades deben buscar las acciones que logren que tengamos impactos positivos sobre todo lo que hacemos, en especial pensemos en los paises que dependen de la vida submarina y para eso debemos promover prácticas de pesca sostenibles y estas deberán estar ajustadas al derecho internacional.

Las empresas deben asegurar que los océanos se mantengan con sus niveles de acidez correctos, que nos permita seguir generando nuevos negocios, pero responsables con el medio ambiente, debemos trabajar en forma conjunta en el desarrollo de innovaciones y que se ingresen inversiones desde el sector privado, pero todo esto bajo un marco de gobierno responsable, actuando con una sola visión de futuro desde los actores públicos y privados.

Todas las acciones que sean desarrolladas ahora, permitirán que en el futuro tengamos alimentos saludables, energía limpia y segura, con un transporte eficiente y lo mas importante, con una menor emisión de carbono que afecta la vida marina.

En resumen, innovar e invertir en nuevas soluciones oceánicas brindara oportunidades para todos, pero no olvidar que debemos ser responsables con todas las acciones, no es un juego, el problema esta y debemos trabajar para generar las acciones concretas que nos permitan disfrutar del los océanos mañana.

Proteger nuestros océanos debe seguir siendo una prioridad.

La biodiversidad marina es vital para la salud de las personas y de nuestro planeta.

Las áreas marinas protegidas se deben gestionar de manera efectiva, al igual que sus recursos, y se deben poner en marcha reglamentos que reduzcan la sobrepesca, la contaminación marina y la acidificación de los océanos, debemos gestionar nuestras acciones concretas para implementar soluciones que ayuden a mantener los ecosistemas marinos por medio de acciones concretas, si quieres ayudar, estamos buscando voluntarios que nos ayuden con el proceso de cambio.

Te esperamos y sigamos trabajando por la implementacion exitosa de la agenda 2030.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *